8 pasos para implementar un Sistema de Gestión de Energía

En los tiempos que corren es normal que en las industrias se hable de eficiencia energética y se piense en implementar medidas en ese sentido. Pero muchas de ellas son acciones aisladas, otras no prosperan o simplemente no sabemos por dónde comenzar.

Por eso, hoy les presentamos 8 pasos para mejorar la eficiencia energética implementando un sistema de gestión.

Metodología

Para obtener resultados verdaderos y perdurables en el tiempo no debemos tomar la eficiencia energética como un proyecto que concebimos por única vez, sino que se lo debe tomar como un proceso de mediano o largo plazo enmarcado en el contexto de la mejora continua.

Esto se consigue solo implementando un Sistema de Gestión Energética (SGEn).

8 pasos para implementar un Sistema de Gestión de Energía

Paso 1: escenario inicial

Es necesario determinar las áreas de la empresa sobre las cuales va a influir la implementación del SGEn, darles participación a las mismas e involucrarlas para trabajar en forma conjunta y coordinada.

Dentro de esta participación responsable de las áreas se debe también contemplar a la dirección de la empresa. La misma debe estar comprometida en apoyar la política energética y asignar recursos humanos y financieros.

Paso 2: compromiso con el SGEn

El compromiso con el SGEn es un pilar fundamental para la obtención de mejoras. Para ello es necesario determinar el alcance y los límites del SGEn a implementar, y luego formar un equipo de trabajo quien será el responsable de ejecutar el programa de gestión de la energía.

El compromiso con el SGEn se debe dar en todos los estratos de la organización, es por ello que es importante que la dirección de la compañía acompañe el proceso definiendo una política energética. La misma debe ser una declaración formal y ser documentada y comunicada a todos los niveles.

La obtención de mejoras es una consecuencia del nivel de compromiso reflejado en el SGEn.

Paso 3: evaluar el desempeño energético

Entender cómo, dónde y para qué se consume energía en una organización es fundamental para poder identificar oportunidades de mejora.

Para esto es importante en primer lugar recopilar datos energéticos fiables de cada una de las fuentes de energía que se consumen. Esta información se puede obtener realizando mediciones in situ y estudiando las facturas de los servicios.

Con la información recolectada se establece una línea base de consumos, se determinan los puntos más significativos donde hacer foco con las mejoras en eficiencia y se desarrolla un sistema de seguimiento.

La evaluación del desempeño energético es la base del Sistema de Gestión de la Energía, ya que además de identificar la situación energética actual, permite identificar las oportunidades de mejora del desempeño energético y dar seguimiento a sus factores clave.

Paso 4: establecer objetivos y metas

Ya detectadas las oportunidades de mejora se deben fijar los objetivos y metas energéticas deseadas.

Se recomienda que los objetivos y metas sean: específicas, medibles, apropiadas, realistas y con un tiempo definido.

Paso 5: crear planes de acción

Establecidos los objetivos y metas se está preparado para el trazado de una hoja de ruta con los planes de acción necesarios para la mejora energética. 

Una buena práctica es dividir las acciones en etapas o pasos más pequeños, cada uno de ellos destinados a cumplir con objetivos y metas específicas.

A cada acción se le debe asignar un responsable de la misma, determinar una fecha para su cumplimiento y brindar los recursos necesarios.

El trabajo conjunto del equipo de gestión de la energía, las áreas funcionales y la administración es un factor de éxito en la generación y ejecución de los planes de acción.

Paso 6: poner en práctica los planes de acción

En esta etapa se ejecutan cada una de las acciones planificadas en el paso anterior.

Para lograr que el plan de acción se desarrolle cumpliendo con las metas y objetivos planteados es necesario considerar los siguientes puntos:

  • Capacitación y adquisición de nuevas habilidades por parte del personal. Muchas veces se debe llevar adelante un plan de formación y sensibilización en eficiencia energética.
  • Registro de actividades. Se debe crear un registro en donde se documente las actividades realizadas en el proceso de aplicación de los planes de mejora.
  • Plan de comunicación. El logro de objetivos debe ser comunicado a los diferentes niveles.
  • Generar documentación. En muchas ocasiones una mejora potencial en la eficiencia energética se puede lograr modificando o rediseñando la forma en que se lleva adelante una tarea, con lo cual es indispensable la creación de procedimientos operativos, manuales, protocolos, instrucciones de trabajo, entre otros.

Las actividades de sensibilización y capacitación son elementos transversales de un SGEn, por lo que es recomendable su consideración en todo el programa de gestión de la energía.

Paso 7: Evaluar el progreso

En esta etapa se obtienen los datos e información generada en pasos anteriores y se realiza una evaluación periódica del progreso del SGEn.

Para evaluar el progreso del sistema de gestión se debe:

  1. Controlar y dar seguimiento de forma continua a los planes de acción aplicados. Con esto no sólo se conoce el nivel de progreso y los beneficios obtenidos sino también ayuda en la identificación de barreras que aparezcan en la aplicación de las mejoras.
  2. Medir los resultados. Se deben recopilar los datos de consumo de energía y comparar los indicadores de desempeño con los objetivos y metas establecidas.
  3. Revisar los planes de acción. Este punto es de suma importancia ya que permite identificar y entender cuáles son los factores críticos asociados al complimiento o no de las metas y con ello descubrir nuevas oportunidades de mejora, actualizar objetivos y desarrollar planes de acción a futuro.

La evaluación periódica del desempeño energético permite:

»Medir la eficacia de los proyectos y programas ejecutados.
»Tomar decisiones informadas para futuros proyectos.
»Recompensar a equipos o personas por los logros obtenidos.
»Documentar oportunidades de ahorro adicionales, así como beneficios no cuantificados previamente que puedan ser aprovechadas en futuros planes de acción.


Paso 8: Reconocer los logros

El último paso para evaluar los resultados del sistema corresponde a los altos niveles de la organización. Estos se deben encargar de revisar los resultados del desempeño energético, analizar el cumplimiento de las metas y determinar las acciones necesarias para garantizar el proceso de mejora continua del SGEn.

Un SGEn es permanente, por lo que garantizar la mejora continua de los procesos y actividades diseñados e implementados es responsabilidad de cada colaborador involucrado. 


Eficiencia energética: un cambio imprescindible

La reducción del consumo energético, y con ello la disminución de los costos de producción, es el resultado de la aplicación de acciones enfocadas en buscar la eficiencia energética. Para que estos beneficios no sean transitorios y se desarrollen con el tiempo, no se debe trabajar en acciones puntuales y aisladas, sino enfocar el esfuerzo en implementar un Sistema de Gestión de la Energía en el cual se encuentren comprometidos todos los niveles de la compañía.  

Si estás trabajando en eficiencia energética te invitamos a que nos escribas y nos cuentes que acciones estás realizando y cuales son los resultados que lograste. Si todavía no comenzaste consultanos, estamos para ayudarte.

Para más novedades podes seguirnos en la redes sociales o suscribirte a nuestro newsletter escribiéndonos a msi@msinet.com.ar


Enlaces relacionados:

Eficiencia energética con variadores de velocidad
Controle el gasto de energía de sus cargas de la manera mas simple


Fuentes: ISO50001. Ramón Rosas Moya, Manual para la Implementación de un Sistema de Gestión de la Energía. 2018, México. Organización de las Naciones Unidas, Guía Práctica para la Implementación de un Sistema de Gestión de la Energía. 2015, Viena.